BOTOX - Tratamiento de las arrugas

El Botox (botulinum tipo A), es un fármaco que actúa paralizando temporalmente los músculos, siendo la toxina más potente de las siete que se derivan de la bacteria clostridium botulinum.
Comenzó a utilizarse en Estados Unidos en los años 60 como agente terapéutico para el tratamiento de enfermedades relacionadas con desórdenes neurológicos, caracterizados por una involuntaria contracción muscular.

El Botox se extrae de una bacteria. Aunque las bacterias pueden producir enfermedades graves, los médicos han descubierto que una sustancia química presente en el Botox que puede ayudar al tratamiento de algunos problemas de salud. Este producto se ha utilizado de manera inocua desde hace varios años.

¿Cómo actúa el Botox?

Las arrugas se crean cuando un músculo se tensa. El Botox se inyecta en el músculo a través de la piel y evita que éste se tense. Cuando el músculo se relaja, la arruga es menos visible. Los efectos del Botox pueden durar unos cuatro meses. Cuando el músculo regresa a la normalidad, la arruga volverá a ser visible.

¿Tiene efectos secundarios?

Entre los posibles efectos secundarios que pueden aprecer están:

  • Párpado caído, que puede durar varias semanas
  • Síntomas similares a la gripe
  • Dolor de cabeza y malestar estomacal
  • Cuando el Botox se aplica de la manera adecuada, el riesgo de que se produzca botulismo es bajo. (El botulismo es una enfermedad que puede ser mortal, y que causa dificultad para mover los brazos o las piernas y dificultad para respirar.)

¿Qué debo hacer si quiero probar el Botox?

  • Consulte sobre los beneficios y perjuicios que podría causarle el Botox
  • Verifique que su médico sea experto en el uso del Botox
  • Asegúrese de que el tratamiento se realice en una clínica o consultorio médico.
  • No lo utilice si está embarazada o cree que podría estarlo.
  • No lo utilice durante la lactancia materna.
  • Informe al médico si está tomando antibióticos.
  • Informe al médico si tiene problemas nerviosos o musculares.